sábado / octubre / 2022

Emprendedores agropecuarios y acuícolas aplican con éxito la economía circular en sus negocios de alimentos

Más leido

Emprendedores que trabajan con el ostión, la jibia, locos, machas, también papas, hortalizas, incluso cerveza, setas o alimentos para mascotas, aprendieron que, de los principales productos que comercializan, pueden sacar nuevos subproductos con los desechos que no aprovechaban.

Tal es el caso de la cerveza “Atrapaniebla”, compañía que desecha levadura y en cantidades que bordean los 200 litros a la semana, así como también el grano, del cual desechan cerca de mil litros a la semana, según explicó Miguel Carcuro, fundador de esta cervecería regional, “la levadura la estaban ocupando para compostaje y el grano lo estaban ocupando para dárselo al ganado, pero éste tiene que ser inmediato o sino el grano fermenta, por eso lo queremos procesar para darle mayor vida útil, en un envase donde esté deshidratado para poder comercializarlo y presentarlo de mejor manera al consumidor final, que puede ser el dueño de un perro, de cabras u otro animal”.

Otro ejemplo es “Crustanic”, perteneciente al grupo Rymar, una compañía dedicada al procesamiento y distribución de productos del mar. “Nuestro enfoque es aprovechar el 80% de los camarones que no se aprovechaban y generar productos con valor agregado, como una base para cocinar desde esas cáscaras de camarón que ya no se usaban”, dijo Aris Jeraldo, jefe de investigación y desarrollo de esta planta de economía circular, la primera de su tipo en el norte de Chile.

En total son 35 los beneficiarios del rubro agropecuario y acuícola de las tres provincias de la región que durante 18 meses estarán desarrollando el programa de difusión tecnológica (PDT): “Revalorización de desechos en la industria alimentaria de la región de Coquimbo”, iniciativa ejecutada por Corfo y financiada por el Gobierno Regional.

“Para nosotros es fundamental poder fortalecer a nuestros emprendedores, reactivar nuestra economía con foco en la economía circular y desarrollo sustentable, donde hay ideas muy innovadoras y valiosas”, aseguró la gobernadora regional, Krist Naranjo.

Por su parte, Andrés Zurita, director regional de Corfo, señaló que “en post de la sustentabilidad regional es que logremos aprovechar al máximo toda la producción y además descomprimimos el problema que tenemos con la eliminación de muchos productos en vertederos, productos que pueden ser utilizados como materia prima para la generación de productos diferentes, eso en sí mismo aumenta también la productividad, disminuye costos y disminuye el impacto ambiental”.

Dentro de las actividades del programa se encuentran talleres, entre los que se destacan: economía circular, sustentabilidad e inocuidad en la industria alimentaria, además de la posibilidad de acceder a la caracterización y análisis de sus principales residuos, desechos y/o descartes, para la generación de subproductos alimentarios.

Un concurso de Innovación que permitirá el completo desarrollo de un producto a un beneficiario/a por cada rubro, seminarios, día de planta abierta, asesoría especializada y casos de negocio por cada beneficiario.

CeTA

Inaugurado en enero de 2021, el Centro Tecnológico para la Innovación Alimentaria (CeTA) se ubica al interior de la planta de Orizon, en el sector de la Pampilla, Coquimbo.

Con una superficie de 967 m2, esta planta está orientada a la atención de emprendedores y de pequeñas y medianas empresas de la zona norte, con énfasis en el aprovechamiento de las materias primas del sector agropecuario y de bioproductos marinos.

En esta misma línea, es que entra como colaborador fundamental de este proyecto, “damos servicios tecnológicos para poder generar nuevos productos a nivel regional y nacional, enfocándonos fuertemente en la economía circular armando este proyecto que es una instancia para que los emprendedores puedan conocer sobre tecnologías para desarrollar nuevos productos y poder darle valor a su descarte”, informó Lorena Pacheco, jefa de innovación de zona norte de CeTA.

El Centro busca potenciar la agricultura familiar campesina y la pesca artesanal de la zona norte, entregando valor agregado a sus materias primas. Para esto se llevan a cabo proyectos para desarrollar nuevos alimentos de origen marino a partir de recursos pesqueros y agrícolas, para diversificar estas actividades productivas.

De esta forma se apunta a que este sector añada valor a materias primas y subproductos, atendiendo a la demanda de mercados cada vez más exigentes, que privilegian el consumo de alimentos saludables producidos en forma sostenible.

Desarrollar nuevos alimentos con mayor valor que sus materias primas es fundamental incorporar innovación a lo largo de toda su cadena productiva. Sólo de esta forma se podrá acceder a mercados internos y externos que privilegian modelos de producción más sustentables y llegar a consumidores más conscientes de su nutrición, que buscan alimentos más saludables y naturales.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimas noticias

error: Content is protected !!