miércoles / septiembre / 2022

Lanzan plataforma que permitirá saber que recintos cuentan con equipamiento de reanimación para personas que sufran paro cardiaco

Más leido

Los expertos aseguran que nadie esta a salvo de sufrir un paro cardiaco, es algo que puede ocurrir en cualquier lugar o momento, es por esto por lo que, es importante identificar cómo ayudar a las personas que se encuentren en esta emergencia.

Se ha comprobado que si se entregan los primeros auxilios a una persona que sufre un paro, se puede aumentar sus posibilidades de sobrevida.

Frente a este tema es que el Servicio de Atención Médico de Urgencia (SAMU), en conjunto con la Universidad de La Serena (ULS), lanzaron una plataforma que permitirá a la comunidad saber que recintos cuentan con equipamiento para personas tras un paro cardiaco o muerte súbita, hasta la llegada de los equipos de emergencia.

El desafío de la plataforma SAMU-Bigdata ULS es permitir a la comunidad acceder a un mapa completo con la ubicación de los espacios cardioprotegidos, es decir, lugares como cines, malls y universidades, que cuentan con un desfibrilador automático o semiautomático (DEA). Esto, con el objetivo de que, al activar la cadena de sobrevida frente a un paro cardiaco, el Centro Regulador del SAMU pueda entregar instrucciones a la persona para el acceso al DEA más cercano, aumentando así las probabilidades de éxito de la reanimación hasta la llegada de los equipos de urgencia.

Javier Aguirre, Médico Jefe del SAMU, detalló que “cuando ocurre una emergencia de este tipo, el primer paso es reconocer la situación, llamar al 131 e iniciar de inmediato las maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP). Las posibilidades de sobrevida mejoran si a esto le sumamos la desfibrilación eléctrica precoz realizada incluso por una persona sin mayor noción médica. Lo que buscamos es conseguir ampliar el conocimiento de acceso a los dispositivos DEA, y de este modo aumentar, considerablemente, la sobrevida a un paro cardiaco”.

Por su parte, César Espíndola, director ejecutivo del Proyecto Big Data de la Universidad de La Serena, explicó que “la idea era no solo almacenar la información que tienen los encargados de los DEA en nuestra región, sino que desarrollar un sistema que nos permitiera llegar a la comunidad de una manera eficiente para poder salvar más vidas. Por eso nos colocamos en los zapatos de una persona que quisiera ayudar a un familiar o un amigo, la información permite dar mi ubicación geográfica y saber en qué dirección busco el DEA. El mecanismo con el que trabajamos es un algoritmo que determina las distancias y tiempos para llegar a los dispositivos en cuatro minutos y también las condiciones en las que están. El objetivo es llegar en el tiempo oportuno a esta primera atención antes de los equipos de emergencia”.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimas noticias

error: Content is protected !!